La perra Laika Juan Calamares

Hace 60 años, Laika, una perra mestiza de 35 centímetros de altura fue recogida de las frías calles de Moscú y llevada a una base soviética con el fin de prepararla para un viaje histórico en el marco de la carrera espacial, en plena guerra fría. Su misión: ser el primer ser vivo en el espacio. Su entrenamiento fue duro. Se la confinó en habitáculos cada vez más estrechos, durante veinte días, para que se adecuara a las durísimas condiciones del Sputnik 2. Largas jornadas atenazada en rudimentarios trajes espaciales y viviendo en base a un gel protéico. Menos de un mes después de haber sido capturada, Laika, fue puesta en órbita. Al momento del despegue sus pulsaciones cardíacas se triplicaron, pero la perra resistió. Sin embargo, mientras las cámaras mostraban el triunfo soviético en la carrera espacial, el instrumental encargado de mantener las condiciones vitales de Laika se estropeó y la temperatura subió a más de cuarenta grados. Laika no orbitó durante días como se tenía previsto. No observó la tierra desde el espacio con viva impresión. No le fue inoculado un tranquilizante para que pudiera morir en paz, luego de que sus signos vitales se midieran entregando datos importantes que servirían para poner un cosmonauta en el espacio. Es mas, murió entre estertores, aterrorizada, en medio de un profundo stress y totalmente en vano. La agencia rusa ocultó este hecho durante más de cuarenta años y difundió la visión idealizada de Laika observando las estrellas por la escotilla del Sputnik 2. Ahora sabemos que es falso, que fuimos engañados. Y sin embargo, el secretismo soviético no quedó ahí: Sabemos que la agencia espacial rusa sacrificó muchos hombres durante la carrera espacial y sólo cuando estuvieron seguros de´conseguir el éxito enviaron a Gargarin. Yury Gagarin, el primer hombre en el espacio, un héroe para la humanidad que está sentado sobre hombros de gigantes, cosmonautas muertos en órbita, cuyas proezas ocultó la cortina de hierro. Otros nombres, otros héroes y, por supuesto Laika, la primera cosmonauta.