Rebeca F. San Román, escritora: «Tuve una gata llamada Albertina en honor a El doctor Hoffman y las infernales máquinas del deseo»

issuu