parallax background

LITERATURA


SOBRE EL LIBRO DERECHO ANIMAL EN CHILE

Por María Celeste Jiménez Riveros. Abogada especialista en Derecho Animal.

Presidenta de AnimaNaturalis Chile




El libro se complementa con un grueso apéndice de las leyes y reglamentos que la autora analiza, lo que hace su lectura amable y práctica. Leer sobre leyes para alguien que no las conoce ni las tiene a mano, o leer las leyes sin un libro que las explique y les dé sentido es una de las razones por las que el ciudadano mira desde lejos el Derecho. Este libro tiene la particularidad de que en su lectura avanzamos por noventa y siete páginas amigables y de inmediato pasamos al apéndice de las leyes. Luego en unas veinte páginas, presenta algunas sentencias de fácil comprensión para cualquier lector.

En el foro surgieron preguntas sobre la Ley de Maltrato Animal, sobre lo que debiéramos conocer acerca la crianza de vacas y la legislación al respecto, y en el mismo acto, bastó con abrir el apéndice del libro y hallar la ley. Luego, con la autora en el lugar, se consultaron las páginas en que explica el sentido de las leyes. El libro cumple con un objetivo fundamental, y lo hace muy bien, que es ser funcional y solucionar sin grandes interrogantes los problemas de quien aplica la norma. Tal y como dije ese día, sería muy bueno que fiscales, jueces y abogados especializados en esta área tengan este libro en sus oficinas, y que ante la duda lo revisen, pues en minutos sabrán la respuesta y podrán dar curso a la causa.

El catálogo de obras que desarrollan el Derecho Animal ha crecido en los últimos cincuenta años, y particularmente en los últimos veinte en cuanto a temas precisos y profundos, que se alejan de lo que requiere un lector que recién se acerca a este tema. El foco hoy está en justificar la nueva condición de los animales, que no son muebles, y en otorgarles nuevos derechos y generar obligaciones para sus tenedores o dueños.

El debate crece a favor de los animales y ello nos alegra; sin embargo, es necesario entregar una primera herramienta legal a quienes lo aplican. Ya habrá tiempo de leer y escribir tratados. Hoy necesitamos ampliar el acceso a la lectura del Derecho Animal. Los invito a acercarse a este libro, a conocer la situación del país, que mejora respecto a los animales domésticos, no así respecto a los de granja. Su lectura me hizo reafirmar la idea de que es justo y necesario contar en Chile con un Servicio Nacional de Protección Animal, que condense en un solo lugar y en una sola responsabilidad funcionaria —el Estado— la aplicación del contenido del libro y de lo mucho que está por venir. Crecen las leyes en cantidad, pero no crece quién las aplica. Este libro es un símbolo del orden y el respeto que debiera darse por el Derecho Animal.

El diecisiete de diciembre de 2018 tuve el gusto de presentar el libro Derecho Animal en Chile (Macarena Montes Franceschini, 2018, Editorial Libromar) en la Universidad Andrés Bello, sede Santiago, junto a una jueza de un Tribunal de Garantía y un doctor en Derecho Animal que venía de España.

En el evento ocurrió algo que da sentido a la publicación de este libro. Durante nuestras exposiciones, no solo alabamos el contenido y el trabajo de la autora, sino, además, lo utilizamos in actum para resolver controversias y consultas que fueron surgiendo. Una utilidad invalorable.

El título es simple y funcional: Derecho Animal en Chile. El libro es el resultado del trabajo de una maestría en Derecho Animal y Sociedad que la autora cursó en la Universidad Autónoma de Barcelona durante los últimos años.

Macarena Montes Franceschini recoge la legislación y organiza leyes, decretos y reglamentos en tres etapas claramente identificables. En la primera, analiza normas sobre producción y bienestar animal, viendo a los animales como recursos económicos. Luego analiza la normativa que resulta más beneficiosa para los animales y revisa cómo, a partir del acuerdo de asociación con la Unión Europea, Chile se impone un estándar más alto de trato a los animales. Finalmente, revisa las normas de tenencia responsable de animales y enuncia algunos fallos de tribunales que castigan el maltrato animal. De ellos concluye que hay una voluntad de ver a los animales de compañía como seres sintientes, y eso debiera llevarnos a una revisión de su estatus jurídico en el Derecho, es decir, modificar la legislación civil para establecer que los animales no son cosas.

  • REVISTA ABRIL 2019

    LECTURA RECOMENDADA