Maltrato animal: ¿Cómo hacer justicia?
Home » Derecho Animal  »  Maltrato animal: ¿Cómo hacer justicia?
Maltrato animal: ¿Cómo hacer justicia?
Por María Paz Pereira

El pasado 27 de octubre, en la comuna de Colina, una gata de un mes de edad —bautizada Emma— fue encontrada con un politraumatismo luego de ser torturada por dos niñas menores de trece años. A pesar de los cuidados brindados por la rescatista Erika Moreno, la gatita falleció debido a la gravedad de sus heridas. El brutal hecho se hizo viral mediante un video publicado en redes sociales, el que fue denunciado por miles de usuarios en las distintas plataformas, con el fin de exigir una respuesta a las autoridades. El caso se encuentra actualmente en investigación por parte de la justicia. Pero a raíz de este episodio y el posterior levantamiento de la ciudadanía —exigiendo mayores sanciones contra la violencia animal— surge la duda: ¿cómo denunciar estos delitos?


 

*Para orientar a las fundaciones y ONG animalistas sobre denuncias de maltrato, Mestizos Magazine y Fundación Adopta realizaron un conversatorio en el que reunió a seis profesionales especialistas en el tema. En este artículo reunimos sus declaraciones. 


 En Chile, el delito de maltrato animal está tipificado en el artículo 291 bis del Código Penal, incorporado por la Ley N°20.380 de 2009. En las interpretaciones del delito, la Fiscalía Nacional del Ministerio Público (mayo, 2014) define maltrato animal como «todo acto de crueldad en el que se le provoque un dolor o sufrimiento innecesario al animal». Celeste Jiménez, abogada especialista en derecho animal, señala que la interpretación de la ley especifica dos tipos de maltrato: «Una es la crueldad y otra el maltrato propiamente tal. Pero el animal no solo sufre cuando es golpeado, sino también cuando es desatendido o encerrado, por eso el abandono y la omisión también constituyen un delito de maltrato». Por esta especificación, es que se puede denunciar ante autoridades cuando un animal es abandonado por sus dueños o permanece encerrado en malas condiciones. 


El delito de maltrato animal existe en Chile desde 1989 y la ley se ha ido actualizando con los años. Ahora se castiga con multas o tiempo de cárcel y ambas penas han ido en aumento: hoy, si se denuncia un sujeto antes de que transcurran doce horas desde que cometió el delito, puede llegar a ser detenido. Desde el 2009, con la ley sobre Protección de los Animales (septiembre, 2009), está regulada la tenencia de animales de compañía y de animales silvestres: «Esa ley trata puntos que tienen que ver con cómo las personas se relacionan con los animales cuando viven con ellos. Hay jurisprudencia y es buena, y ha sido lograda por años de denuncias y causas que se han llevado hasta el final. Estas leyes dependen de que denunciemos y que denunciemos bien», indica la abogada. 


 La ley sobre Tenencia Responsable de Mascotas y Animales de Compañía (julio, 2017) facilitó que una persona natural pueda denunciar el maltrato animal. Todo ciudadano mayor o menor de edad puede registrar una denuncia de este tipo, ya sea en la Fiscalía correspondiente a su domicilio, en la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) o con Carabineros de Chile. Si el delito no se denuncia, queda impune, pues las denuncias por redes sociales no son consideradas: «Tampoco basta con mandar un correo: hay formas que se deben cumplir en la denuncia» señala el comisario de la Policía de Investigaciones, Gonzalo Aljaro, médico veterinario de la BIDEMA. «Es importante tener antecedentes concretos para denunciar (fotos, videos, nombres, fechas, etc.), porque los relatos vagos no generan que se lleve a cabo una investigación, es necesario un denunciante responsable y proactivo, que haga una denuncia presencial», aclara. Según cifras entregadas por la institución, las denuncias por maltrato animal aumentaron un 30 % desde la promulgación de la ley en 2017. El comisario además recalca la falta de recursos dentro del sistema de protección y la necesidad de un denunciante que sea capaz de hacerse cargo del animal, si es que fuese necesario: «La BIDEMA no tiene los recursos. No hay dónde mantener los animales o cómo trasladarlos, hoy se hace a través de las redes de apoyo de las fundaciones». 


Alma Sánchez es abogada penalista y animalista. Ha participado en desarrollos legislativos relacionados con el tema de protección animal, como la Ley 20.380 y la Ley 20.020, que incluye la reforma del Código Penal; también ha tramitado causas relevantes a nivel nacional por maltrato animal, como el juicio oral de la elefanta Ramba, del Circo de los Tachuelas, y causas emblemáticas de animales domésticos, como el caso Cholito. Sánchez explica qué es lo que hay que esperar usualmente de las denuncias y lo frustrante que muchas veces pueden llegar a ser los juicios: «Hay que tener muy claro que, primero, se debe presentar la mayor cantidad de antecedentes posibles, y, segundo, hay que saber manejar la frustración, porque puede pasar —por un montón de razones— que se dificulte llevar la causa. La BIDEMA no tiene ningún recurso: no tiene jaulas, no tiene transporte, no tiene correas, no tiene refugios. ¿Qué es lo que pasa, entonces? Uno denuncia y no hay una entidad que pueda rescatar y hacerse cargo de esos animales y ahí es donde las ONG irrumpen, porque el Estado no tiene los recursos destinados a esto. Entonces, lamentablemente, hay que asumir el compromiso de la denuncia y tener claridad de que el deber es hasta el final. Solo subir la foto no sirve. A veces estos juicios duran más de un año y alguien debe encargarse del animal, incluso cuando está incautado». 


Algunas personas desisten en poner la denuncia por miedo o desconfianza, pero los especialistas aclaran que siempre es mejor hacerla, sobre todo si se tienen antecedentes, ya que aunque el juicio determine que el agresor no tiene que cumplir penas, el delito puede quedar en su hoja de vida con prohibición perpetua de tener animales, explica la especialista Celeste Jiménez: «Eso lo agregaron en la última modificación de la ley y lograr eso ya es bueno. Cuando las personas no tienen antecedentes, se les ofrece la suspensión del procedimiento y se les pone a prueba, y eso es un logro, también; es una forma de generar justicia». 


Para Andrea Orellana, criminóloga especialista en estudio de delitos violentos, el caso de la gata Emma no es una situación aislada: «El maltrato no lo vemos todos los días en redes sociales, pero ocurren a cada momento y está ligado a factores que no podemos dejar de vincular con otros tipos de violencia». A esta misma correlación apunta Cristián Apiolaza, abogado en derecho penal y procesal penal de la Universidad Diego Portales, y miembro fundador de la Defensoría de Derechos Animales, quien ha trabajado en querellas, como la de la gata asesinada en un supermercado Unimarc de Las Condes en diciembre del 2017, y la del perro baleado por un carabinero en Quilicura, en agosto de este año. «Hace dos años que en mi trabajo veo casos de violencia contra la mujer y hay un factor importante, porque en esos domicilios las mascotas también se ven afectadas, también son violentadas», señala el abogado, quien destaca la importancia de denunciar correctamente los casos: «Desde la Defensoría hemos dado vuelta casos que se iban a cerrar, porque teníamos buena información. Por supuesto que la ley se puede mejorar y las personas que trabajamos en esto vamos en camino a eso. Antes las autoridades no tomaban en cuenta los casos de maltrato y eso ha ido cambiando». Apiolaza también recomienda asesorarse con especialistas en el tema, trabajo que ellos realizan en la Defensoría de Derechos Animales, en la que brindan a personas naturales y ONG, orientación legal en casos de maltrato, además de acompañamiento y patrocinio en la presentación de querellas. 


Si bien Chile ha tenido mejoras sustantivas en esta temática con las últimas modificaciones de la ley, países como Estados Unidos van un paso más allá, trabajando con veterinarios forenses para la investigación en denuncias de maltrato animal. Erika Geraldo es médica veterinaria, perito y miembro de la Asociación Internacional de Ciencias Forenses Veterinarias (IVFSA, por sus siglas en inglés); vive en Nueva York y se desempeña como veterinaria forense. «Mi área la aprendí mayormente en Estados Unidos, porque aquí el trabajo del forense es importantísimo. Aquí el animal, muerto o vivo, se considera una evidencia y según la evaluación médica se decide la condena», explica la especialista. Su rol como evidencia también incide en la importancia del cuerpo del animal para realizar denuncias efectivas: «Mucha gente me consulta qué hacer con el cadáver de un animal. Lo ideal es que se mantenga en las condiciones más frescas posibles y se lleve al veterinario especialista, donde deberían entregarle un informe con copia para el fiscal». Este es un método muy efectivo cuando se cree que el animal fue envenenado, por ejemplo. 


 La abogada Alma Sánchez cree que la normativa chilena aún no es suficiente: «Ha sido difícil la legislación y que las autoridades entiendan lo que es para nosotros un delito de maltrato animal; que esto quede claro es muy importante para la víctima y para el denunciante», señala. 


 Todos los especialistas concuerdan en que hay una deficiencia respecto a la educación en este tema. Hoy la ley solamente se encarga de castigar —y no de estudiar— el fenómeno psicosocial y los factores vinculados al maltrato de animales, tampoco alienta a realizar intervenciones educativas en la sociedad y las autoridades. Los abogados citados en este artículo insisten en la importancia de contar con el apoyo de fundaciones y organismos defensores de los animales para esparcir el conocimiento en la materia y hacen un llamado a denunciar siempre. Cristián Apiolaza agrega: «¿Cómo podemos mejorar? Presentando más querellas y que más abogados trabajen en este tema. Yo siempre recomiendo que vayan directamente a la Fiscalía, donde te dan el número de causa inmediatamente; y, al mismo tiempo, recalcar que hay organizaciones que te pueden acompañar en la denuncia. Siempre es mejor asesorarse con un abogado». 

Qué hacer si presencias una situación de maltrato? 


• Recopila la mayor cantidad de antecedentes: nombres, fotografías, videos, posibles testigos, direcciones, etc. 

• Acércate a la Fiscalía correspondiente a tu domicilio y presenta la denuncia, mejor si es antes de doce horas desde que se cometió el delito.

 • Con tu número de causa, haz seguimiento de la denuncia y asesórate con especialistas y organizaciones por los derechos de los animales. 

• Puede ser que tengas que hacerte cargo de los animales involucrados; si es así, mantén un registro de estos gastos porque luego deberán ser reembolsados por la persona que cometió el delito.