Nicolás Lagos: «Los pumas son animales tremendamente complejos y de los que uno puede aprender muchísimo»
Home » Entrevistas  »  Nicolás Lagos: «Los pumas son animales tremendamente complejos y de los que uno puede aprender muchísimo»
Nicolás Lagos: «Los pumas son animales tremendamente complejos y de los que uno puede aprender muchísimo»
Por Juan Calamares

Nicolás Lagos es ingeniero en Recursos Naturales y miembro de la ONG Alianza Gato Andino y especialista en felinos salvajes chilenos, en particular del puma. Ha investigado en terreno a esta especie durante más de quince años y luego de un largo período de observación y trabajo, que comienza el año 2016, ha publicado el libro En el límite, que aborda la vida de los pumas de la reserva de Torres del Paine.


¿Cuándo surge tu vínculo con la naturaleza?


Creo que esa conexión siempre estuvo ahí, por eso es que, a pesar de vivir en la ciudad, desde chico siempre busqué tener alguna interacción con las plantas, los insectos, las aves. Al momento de estudiar una carrera ligada con la naturaleza, ese vínculo se intensificó. Por una parte, debido al entendimiento más profundo que iba teniendo de ella y, por otra, a causa de las experiencias vividas en entornos naturales.


¿En qué momento surge tu fascinación por el puma?


Comencé mi trabajo con felinos a partir del gato andino, un felino pequeño y muy raro, que vive en las altas cumbres de la cordillera de los Andes. Este gato es el felino más amenazado de América y se encuentra en peligro de extinción; es extremadamente difícil de ver, los encuentros cercanos con él son contados y de hecho jamás he tenido la suerte de ver uno. Mientras trabajaba con el gato andino en el altiplano, siempre estuve de alguna manera en contacto con el puma. Pero creo que lo que cambió mi manera de ver al puma fue la experiencia de mirarlo a los ojos y ver su comportamiento natural. Esto fue el año 2016, en Torres del Paine, cuando tuve la suerte de acompañar al equipo de filmación de la serie documental Wild Chile. Ocasión en la que tuvimos unos encuentros inolvidables con este felino. Creo que el poder ser testigo de su vida diaria, compartir momentos íntimos con ellos, es lo que cambió mi manera de ver a esta especie.


¿Qué te animó a escribir En el límite?


Luego de tener este primer encuentro con pumas en Torres del Paine, fueron varias las oportunidades en las que tuve la suerte de avistar, observar y fotografiar al puma. Luego de ya varios años trabajando con este animal en Torres del Paine, sentí la necesidad de hacer algo con esas fotos. Por otra parte, tenía interés en poder desarrollar un proyecto de conservación del puma en Patagonia. Por eso pensé que quizás la mejor manera de aportar sería con un libro, en el que las utilidades sean invertidas en el desarrollo de un proyecto de conservación de la especie.


¿Cómo fue el proceso de escritura del libro?


Esta parte fue relativamente rápida. Ya tenía las imágenes, ya había pasado harto tiempo pensando sobre lo que quería contar con el libro, y en función de eso comencé a escribir. Mi idea era que el libro fuera cercano, con un lenguaje sencillo y dejando de lado tecnicismos, pero manteniendo la rigurosidad científica. Así que revisé bibliografía sobre la especie y comencé.


Se dice que el puma es un animal solitario, pero en Torres del Paine tú mismo has avistado grupos. ¿A qué se debe este fenómeno?


Hoy se sabe que los pumas no son tan solitarios como se pensaba, sino que comparten entre ellos con cierta periodicidad. Estos avistamientos de grupos por lo general están asociados a eventos de depredación, en los que un puma cazó una presa de gran tamaño y luego otros pumas llegaron a alimentarse de ella. En Torres del Paine, los pumas son capaces de reconocerse entre sí y saber quién ha compartido con quién. De hecho, se demostró que es más probable que un puma comparta su alimento con alguien con quien ya lo hizo anteriormente, antes que con un puma desconocido. Esto habla de un sentido de reciprocidad y capacidad cognitiva que, a mi parecer, abre un capítulo completamente nuevo hacia el conocimiento de la especie.


¿Nuestro país cuenta con las medidas necesarias para la conservación de este animal?


A nivel estatal no existen programas de conservación de la especie a largo plazo. Los pocos programas que se han desarrollado, provienen de proyectos de ONG. La verdad es que a nivel país o gubernamental, más que nada se cuenta con la ley de Caza, que prohíbe cazar animales silvestres, incluido el puma.


¿Qué tan difícil es observar de cerca a un puma en Torres del Paine?


Hoy en día no es tan difícil tener un encuentro cercano con un puma en Torres del Paine. Basta tener paciencia, un par de binoculares y estar en terreno sobre todo cerca del amanecer y del atardecer, que son los momentos en los que el puma se mantiene más activo. Eso sí, hay que tener en cuenta que el puma es un animal potencialmente peligroso, por lo que es ideal realizar estos avistamientos con guías especializados y tomando los resguardos de seguridad necesarios, tanto para los observadores como para los pumas, intentando no alterar su comportamiento natural.


Durante todo este tiempo, ¿has desarrollado un vínculo especial con algún puma?


Sí, con cada puma que uno tiene la suerte de avistar y seguir durante años, uno mantiene un vínculo especial. De ellos, hay una puma en Torres del Paine, de nombre Rupestre, a quien filmé junto a sus tres camadas consecutivas de cachorros. La primera de dos cachorros, la segunda y la tercera de cuatro. Fueron varios años observando y aprendiendo de este puma, de sus habilidades, de sus emociones, de su comportamiento. Al final, cuando compartes largo tiempo con estos animales, te das cuenta de que cada uno tiene su personalidad y sus gustos. Los pumas son animales tremendamente complejos y de los que se puede aprender muchísimo.


Encuentra En el límite en Librería Libro Verde (www.libroverde.org) y en el Taller Siete Colores, ubicado en Avenida Italia 1333, comuna de Providencia.